Skip navigation

  • Al amanecer hoy en Paraguay, nos hemos levantado aparentemente con el pie derecho, entre el pensamiento mágico y las vidas paralelas donde los ensayos tienen mayor prevalencia que la realidad. Semanas pasadas, estaba en tela de juicio la legitimidad del accionar del Poder Legislativo, y en cómo se gestionan los recursos del tesoro público para fines electorales; y del Poder Judicial, por la mala gestión de la justicia, pretendiendo quedarse en sus cargos de manera permanente.

  • Observamos un “juicio político” no a la gestión del Poder Ejecutivo encabezado por Fernando Lugo, pero sí al resultado de las elecciones del 2008, cuando el 20 de abril la alborada de un nuevo Paraguay empezó a vislumbrar luces de esperanza para aquellas personas más desfavorecidas, excluidas por un sistema corrupto y perverso que nunca ha respetado a la dignidad humana.

  • Las sombras y los rincones oscuros siguieron estando de forma tímida en ocasiones, de forma amplia en otros momentos, pero nunca desaparecieron, el hacerse con el control del aparato del Estado por parte de nueva expresión política, diferente en más de 60 años causa temor a muchos sectores; han estado en la oscura sombra esperando un momento oportuno, para volver a hacerse con el control del aparato.

  • Los cambios necesarios que solucionen las cuestiones de fondo no han sido abordados en el primer tiempo de este juego político, por tanto la legitimidad de origen conseguido en las urnas se ha ido diluyendo con el pasar del tiempo; y las acciones junto con las posturas poco claras no han construido ni contribuido en solidificar la gestión del Poder Ejecutivo. Está situación habilita a una jugada sucia de legalidad constitucional pero no de legitimidad política.

  • Los puntos esgrimidos para el supuesto “juicio político” en la fecha, en realidad hacen referencia a cuanto sigue:

  1. La gratuidad de la salud, de forma progresiva, a fin de alcanzar a toda la población, garantizando el acceso a los servicios, tanto básicos como de alta complejidad, como nunca antes las personas han pensado; es un claro ejemplo de negligencia, puesto que la salud debe ser privada, y no puede ser universalizada.

  2. El hacer caer cargamentos de más de 100 kilos de drogas, atrapar a redes internacionales de delincuentes que operan en el país, sanear las filas de la policía nacional expulsando a quienes cometen actos delictivos, y mejorar las condiciones laborales de los mismo; es una muestra evidente del poco empeño en seguir contribuyendo con las rutas internacionales del narcotráfico y arma-tráfico.

  3. El aumento sostenido en cuatro del alcance de los programas TEKOPORA y ABRAZO, que implican transferencias monetarias condicionadas a miles de personas, contribuyendo que las mismas inicien un proceso de salida paulatina de las condiciones de pobreza extrema e inicien procesos de entrada a los sistemas de servicios básicos; es un indicio que efectivamente más personas van a poder educarse y trabajar de forma digna, dificultando la manipulación de las mismas con fines electorales.

  4. La creación de un plan de producción de alimentos que genere arraigo en el campo, asistencia técnica a los campesinos, fortaleciendo la agricultura familiar, la generación de producción de autoconsumo, y aseguramiento de una renta mínima por la comercialización de productos; es un hecho que busca erradicar el crecimiento de las zonas pobreza de las ciudades, evitando la migración campo–ciudad, lo cual no puede ser tolerado puesto se está disminuyendo el hacinamiento en los bañados

  5. El lograr proseguir como política de Estado la estabilidad macro-económica, generando confianza en el capital privado, las inversiones del extranjero y la realización de obras públicas de gran envergadura en todo el territorio, como forma de consolidar la economía; de persistir esta práctica, cada vez más personas van a mejorar sus condiciones vida, y por tanto mejorar su educación, hecho que significará menos personas para ser manipuladas desde las cúpulas del poder.

  • En gran medida seguimos pensado: ¿Qué está pasando realmente en el país? ¿A dónde nos llevan estos hechos desatados por la muerte de 17 personas de forma cruel? — nadie puede estar alegre con dicha situación, pero hay un sector que se está aprovechando de una manera burda, utilizando la sangre como cobertor real de sus sigilosas y oscuras intenciones.

  • La historia seguirá diciendo con el tiempo la realidad de los hechos, en la actualidad la misma se halla tan nublada como el sesgo de varios sectores de la ciudadana, que solo semanas pasadas expresaban su repudio a un accionar determinado, pero hoy no son capaces de relacionar la manipulación política con los intereses económicos oligarcas, para dimensionar la gravedad de las circunstancias.

  • La lección que quieren dejar en claro es que los sectores democráticos y progresistas, no tienen capacidad real de gestionar el poder y estar al frente de la conducción política del Estado, de tal forma a que en el futuro la ciudadanía no vea a dicho sector como válido para ser electo, y erigirse desde los sectores oligárquicos–mafiosos, en los únicos con capacidad de control del aparato del Estado.

Aníbal Cabrera Echeverría / 21 de junio de 2012.

One Comment


Contribuye tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: